miércoles, 5 de septiembre de 2007

La Historia de otro de nuestros amigos: Otto




Conocí Mahahual y la Costa Maya por primera vez hace 8 años. Me encantó.
Al fin empecé un negocio aca con todas las ganas de hacer mi hogar aqui, un
lugar donde puedes ser parte de una nueva comunidad, y crear una vida de una
manera que conviene a tus sueños. Un lugar de mar bella y tierra bella,
nuevo e inocente, que atrae gente con vida, con sueños, con una pasion y
coraje de hacer algo, algo personal, muy intimo, y vivir como otros solo
pueden imaginar. Tal vez para probar que es posible, o simplamente para
aprovechar la belleza de todo lo que tiene la Costa Maya para ofrecer.

Una arrecife impresionante, una selva tan bella y virgen que cualquier
aficionado a la naturaleza no podria evitar. Pajaros tan bonitos, tucanes,
colibris, aguilas, fragatas, garzas, gatos grandes y salvajes como el famoso
simbolo de los Mayas, el Jaguar, cocodrilos, vivoras, zorros, tapires,
iguanas, tolocs y lagartijas , miles de especies de peces tropicales, rayas
aguilas, tortugas, y todos viviendo en una armonia igual de como hace
cientos de años.

Y nos partio la madre a todos en unas pocas horas una fuerza de la
Madre Naturaleza impresionante. Todo destruido. Regresamos a ver lo que
queda de la casa. Algunos perdieron ventanas, otros perdieron la casa
entera. Empezamos inmediatamente, con todo el espiritu del Caribe de
limpiar, reconstuir, encontrar el sueño y la belleza otra vez, creyendo en
amigos de la communidad, y la posibilidad que poder recuperar y superar el
peor desastre huracanal que la Madre Naturaleza puede crear.

De todos brotaron lagrimas, y en el mismo momento levantaron
palas y martillos para sequir adelante, siempre creyendo que a aquellos a los que les gustaria vivir asi tambien iba a echar una mano y decir sigue adelante,
queremos verles pronto sanos y salvos.

Y despues del destrozo fisico y emocional, descubrieron que ya nadie viene,
el gobierno decidió no declarar un estado de emergencia, efectivamente
bloqueando ayuda dirigido a la zona, dejando a muchos abandonados, perdidos y
olvidados. Gente con caracter, con ganas y con corazones tan grandes tienen que enfrentar ademas una politca, una locura que decide no ayudar,
pero al contario, dejarles tan jodidos que no tienen ninguna opcion afuera
de salir y dejar todo atras, sus viviendas, sus hoteles, sus tiendas, su
manera de vivir.

Pero sequimos sonriendo, llorando, juntos en una pelea por la vida, con un
espiritu aun mas fuerte, por que Dean nos dio algo, algo que pocos tienen la
oportunidad de apreciar. Apreciamos ya aun mas nuestra fortaleza, nuestra
independencia, la belleza y tristeza de saber como es de quedarse pobre de
cosas pero lleno de vida, por encontrar lo mejor dentro de lo peor. Que
suerte tenemos. Sequimos adelante con sueños nuevos y con un nuevo respeto
por la vida. Siempre una comunidad que, aqui o donde sea, nosotros no podemos
olvidar. No nos olvida tampoco, y nos veremos luego, sanos y salvos. Besos. Otto Bakemeier

1 comentario:

amaya dijo...

Animo Otto!, hablas de gente con fuerza y buen corazon en mahahual, y hay que decir que tu no te quedas nada corto. como esa gente de la que hablas, tambien has estado prestando una gran ayuda a todo el mundo yendo de casa en casa, arreglando cosas, ofreciendo una manita. verás como vuelven los jagüares y vuelves a navegar. un besote. amaya